El valor de las plantas en su totalidad

Por su composición extremadamente compleja y variada, las plantas medicinales nos ofrecen diversos efectos terapéuticos, los cuales variarán según el porcentaje e interacción entre las sustancias químicas que las compongan (principios activos). Por ejemplo, el comúnmente llamado «té» (Camellia sinensis) y el café (Coffea arabica) poseen similares niveles de cafeína, sin embargo, el «té» también nos aporta un mayor nivel de taninos (de allí su poder astringente), los cuales absorben buena parte de las sustancias que pasan del intestino al torrente sanguíneo y, por ende, incorporamos menos cafeína. Por esta razón es que el «té» nos resulta menos estimulante que el café (el cual puede provocarnos insomnio).
Este ejemplo demuestra que una planta medicinal no puede evaluarse en función de unos pocos componentes, como así tampoco un solo principio activo extraído en laboratorio nos puede aportar los beneficios de la fuerza de la naturaleza trabajando en conjunto. La sinergia entre los principios activos redundará en el efecto terapéutico final. Recordemos que las plantas medicinales son otra porción de vida del universo interactuando con nosotros.

Cariños,
Eleonora.
💚🌿😊

Deja un comentario