La seducción de las flores y… ¡de las abejas!

 

Hola, ¿cómo están? ¡Muy feliz año nuevo! Les cuento que recién volví de la plaza de mi barrio y me topé con dos especies de orugas (sólo debajo de uno de todos los Plátanos de la plaza, ¿por qué será?) y un pájaro carpintero hembra a menos de 3 metros de distancia y… ¡no tenía el celular encima para fotografiar o filmar! ¡Qué tontis! ¿Pueden creer? No importa, que no decaiga, ¡ya volveré! Mientras tanto, quiero comenzar este nuevo año con ustedes y con mucha naturaleza. Hablando de orugas y futuras bellas mariposas, recordé una curiosidad de otro polinizador que quiero compartirles. Algunas flores producen fragancias que pueden ser detectadas por las abejas a más de un kilómetro de distancia. ¡Sí! A través de estructuras especiales en sus patitas, las abejas recolectan y almacenan los compuestos de las fragancias para luego elaborar sus propios perfumes como mensajeros químicos de atracción sexual. Son las abejas de las Orquídeas o «euglosinas» que habitan en la región más selvática de Misiones y muchas de ellas adoran el polen y néctar de las Orquídeas. ☺

Cariños,
Eleonora.
💗💗

Deja un comentario