Las leguminosas, fuego sagrado

El Nitrógeno es el principal macronutriente que posee la naturaleza y las plantas absorben este elemento del suelo. Una mayor disponibilidad de Nitrógeno en nuestro huerto posibilitaría una mayor concentración del mismo en las hojas, aumentando la síntesis de proteínas y aminoácidos.
Y, ¿en qué se relaciona con el metabolismo humano? Todas aquellas especies que crecen en zonas fértiles (suelos ricos en Nitrógeno) también nos ayudarán a nosotros a sintetizar mejor las proteínas y los aminoácidos esenciales para nuestra existencia; nos permitirán asimilar mejor los alimentos favoreciendo la digestión. Las leguminosas –por ejemplo–, se nutren de este elemento y lo fijan al suelo, con lo cual, no olvides incluir porotos, soja, lenteja, garbanzo, arveja, maní –entre otras– en tu dieta. ¡Perfectas para el invierno!
 
Cariños,
Eleonora.

Deja un comentario