Las plantas también tienen redes sociales

 

No es a través de Facebook o Instagram, pero las plantas también estrechan hermosos vínculos de supervivencia y despliegan toda su inteligencia para mantenerse sanas y salvas. Tienen una mudez e inmovilidad aparentes. Se comunican de diversas maneras y ante distintas circunstancias. Algunas veces dialogan a través de sustancias químicas sumamente complejas a través de los olores: envían moléculas o «palabras vegetales» con determinada información. Por ejemplo, dan aviso a sus parientes cuando las están atacando, la especie del atacante y la dimensión de la plaga o alertan a insectos aliados para que concurran al banquete y les quiten los parásitos de encima.  Otras veces, en el caso de los árboles, existe una bella relación entre sus raíces y un tipo de hongos que crecen a su alrededor. Esta alianza se denomina «micorriza». La micorriza permite a los árboles comunicarse entre ellos, distinguir cuáles son parientes y cuáles no o cuándo uno de ellos está siendo amenazado por alguna plaga o animal herbívoro. Esta alarma permite a sus hermanos generar con anticipación las defensas necesarias: producen una barrera tóxica que impide que ataquen su follaje. Las sociedades de los árboles pueden ser tan complejas como la de los animales. Los «Árboles madres» son los encargados de cuidar de los pequeños y favorecer su crecimiento.
Teniendo en cuenta estos descubrimientos de la ciencia deducimos que la comunicación con el reino vegetal será un gran aporte para nuestro sistema inmunológico. En el bosque, el sistema inmunitario de las personas al entrar en contacto con los árboles se comunica, se establece una conversación silenciosa y sanadora. El baño de bosque nos ofrece:
🌿Un aumento de los linfocitos citolíticos naturales.
🌿Un aumento y más actividad de las células nulas.
🌿Un aumento de proteínas anticancerosas.
Gracias a numerosos estudios podemos determinar que una de las razones es porque –al igual que las plantas se comunican a través de olores– cuando respiramos los terpenos anticancerosos que se encuentran en el aire de los bosques el número de células nulas aumenta.
Como citara Joel Dimstale, profesor de psiquiatría de la Universidad de California: «Nos enfrentamos al hecho sorprendente de que el sistema inmunitario ha demostrado ser un sistema sensorial capaz de percibir, comunicar y actuar». Tanto es así que en muchos hospitales del mundo se están realizando cada vez más jardines que ayuden a los pacientes a recuperarse más prontamente.
La misión de mi escuela herbolaria es volver a las raíces, a interactuar en verde, restablecer el vínculo perdido con la naturaleza, respetarla, abrazarla, conectar con ella. No sólo las plantas medicinales, sino todo el Reino Vegetal es creador de salud. Su poder sanador se encuentra mucho más allá de lo que podemos ver o imaginar. Es alimento para el espíritu de todos los seres que habitan la Tierra. Si ella nos cuida, no estamos solos. ☺

Cariños,
Eleonora.
💗💗

Deja un comentario