Lo bello y lo sublime

 

Las nociones de belleza y perfección que nos acerca el mercado no son las mismas que las de la naturaleza. Qué hermosa sensación retornar a lo que nos brinda la tierra espontáneamente, sin intervenciones humanas que conviertan esas maravillas silvestres en seres artificiales. ¿Dónde habita la belleza en manzanas simétricamente redondas, lustrosas, sin una magulladura? ¿Dónde habita la perfección en frutillas con gusto a jarabe para la tos? Tal vez habite en lo que interpretamos como imperfecto y salvaje. Acaso tendremos que entrenar nuevamente los sentidos, quitar las máscaras, desmaquillar y dejarnos invadir por lo real. Reflexiono e intento comprender. Creo que entre nosotros sucede algo similar. ¿Dónde habita para cada uno la belleza y la perfección? Dice Byung-Chul Han al respecto: «La digitalización del mundo hace que la tierra desaparezca por completo. Recubrimos la tierra con nuestra propia retina, y al hacer eso nos volvemos ciegos para lo distinto. En vista de la digitalización del mundo sería necesario devolverle su romanticismo, redescubrir la tierra y su poética, devolverle la dignidad de lo misterioso, de lo bello, de lo sublime».

Cariños,
Eleonora.
💗💗

Deja un comentario