«Nuestros prados y montes son nuestra farmacia» (Paracelso)

¿Sabías que? Paracelso fue un médico y astrólogo suizo. Declaró que nuestros prados y montes son nuestra farmacia y postuló la Doctrina de las Signaturas. Se basaba en la convicción de que las plantas, los animales y los minerales llevan por lo general sobre sí los signos que permiten conocer sus virtudes terapéuticas, es decir, se encuentran inscriptas en su propio aspecto. Por ejemplo, las plantas que tienen forma de corazón son beneficiosas para el sistema respiratorio. Por otro lado, afirmó que lo que cura no es la planta en su conjunto, sino su quintaesencia, el espíritu de la planta, su parte más pura y noble.
La raíz es el órgano más vital de la planta, allí penetran todos los minerales y se albergan todos los procesos vitales. La cabeza humana es la parte más dura y mineralizada de nuestro cuerpo. El esqueleto es «mineral humano». Por tal motivo es posible que veamos en la cabeza y la región neurosensorial una contra-proyección humana respecto de los procesos radiculares de la planta. Lo demuestran numerosas drogas extraídas de las raíces, cuyos efectos se centran específicamente en la cabeza y los nervios, por ejemplo en el caso de la Valeriana. ¿No es maravilloso que los tallos del Ajo (Allium sativum L.) sean huecos, y al mismo tiempo se utilice para destapar las arterias obstruidas siendo nuestro principal alimento vasodilatador? Cualquier similitud con la realidad… ¡no es pura coincidencia! Se trata de la «doctrina de las signaturas» postulada en el siglo XVI por Paracelso, donde se demostraba la similitud en la forma de una hierba con el efecto que causaba. También podía encontrarse similitudes entre los colores o el tipo de terreno donde viven algunas especies y su efecto en el ser humano. Son ejemplos la Nuez y el cerebro, el Brócoli con los pulmones y el Amaranto con el color rojo de la sangre: en todos ellos se encuentran similitudes con el sistema al cual protegen.
¿No es maravillosa la naturaleza?
Cariños,
Eleonora.
*Fotos: extraídas del muro de Facebook de Biología FES Zaragoza.

Deja un comentario