Óleo macerado de Enebro, no sólo un bello aroma

Bueno, aquí estoy nuevamente para contarles un poquito acerca de las propiedades del óleo macerado de bayas de Enebro (Juniperus communis). Este maravilloso arbusto de hasta 2 mts. de altura se lleva muy bien con el frío húmedo. Es oriundo de las laderas de las montañas costeras de las zonas frías de Europa, llegando hasta los Pirineos a más de 2000 mts. sobre el nivel del mar; por este motivo es una de las tantas especies que nos brindan calor seco, porque ella misma debe superar el estrés climático de su región natal. Posee gran porcentaje de aceites esenciales, taninos, resina, azúcares y vitamina C. En la antigüedad se creía que sahumar el hogar con sus hojas alejaba los malos espíritus. También se percibe su precioso aroma en los templos tibetanos.😊
El aceite de bayas de Enebro es un gran desinflamante tópico en casos de inflamaciones relacionadas con los huesos y las articulaciones (reuma, artritis, artrosis), resultando muy buena para los deportistas de alto rendimiento. Por otro lado, aporta calor en ciertas zonas del cuerpo donde necesitamos mayor circulación sanguínea.
Para elaborar este sencillo remedio herbal necesitaremos aceite de oliva (¡otro gran analgésico y desinflamante!) y bayas de Enebro:
🌿 tomamos cualquier frasco de vidrio reciclado
🌿 colocamos las bayas machacadas o levemente molidas hasta la mitad del frasco
🌿 completamos con aceite de oliva hasta arriba de todo
🌿 tapamos con una media de nylon y una gomita (para que respire y no se generen microorganismos)
🌿 dejamos macerar 21 a 28 días en un sitio aireado y seco (puede ser un lavadero exterior no expuesto al sol)
🌿 al cumplirse ese lapso, colamos y traspasamos a un frasco color caramelo con tapa
¡Espero les haya gustado la receta! ¡Es muy reconfortante!

Cariños,
Eleonora.

Deja un comentario