Saluditos en una sola palabra

 

A pesar de ser muy solitaria, quiero agradecer con el corazón a todas las personas que forman parte de mi mundo, y a aquellas que en mi proceso de transformación decidí alejar pero que también han colaborado para que comprenda quién soy y qué necesito.
Agradezco a quienes valoran el sacrificio, que no se aprovechan, no toman ventaja, no lo quieren abarcar todo, que son imperfectos y tienen la grandeza de decir «no lo sé».
Agradezco a las bellas personas que han pasado por mi pequeña escuela, por sus comentarios amorosos y a quienes confían en mí. Todavía no sé cómo llegué hasta aquí, sólo sé que adoro lo que hago y que todo se centra en mi amor profundo hacia la naturaleza desde chica, a la que siento que tengo que cuidar.
Agradezco los términos medios porque los extremos y «el pertenecer» de los fanatismos nos llevan hacia ninguna parte. La tierra se nutre en lo diverso.
Agradezco a quienes continúan defendiendo lo esencial y permanecen fieles a sí mismos.
Agradezco con el alma a quienes no encuentran en la naturaleza y el resto de los seres sólo un negocio o una moda; que dan una mano y trascienden el marketing para arribar a un sitio más elevado, como el reino vegetal: «La planta no crece de la tierra, se yergue por encima de la tierra en búsqueda de un polo superior, se opone a la muerte, a la adversidad. Ella en sí misma es la fuerza del empuje. Muchas veces sacrifica su propia forma y la empuja hacia un nivel más alto. Este ´modelaje´ nace de la periferia cósmica u organismo planetario que surge del devenir de la vida. Existe en la planta una tensión entre la raíz (que busca el centro de la tierra) y las partes aéreas (que buscan la luz y se expanden por encima de la tierra). Hay en ella una superación de la ley de gravedad. Se eleva por encima del conflicto entre la vida y la muerte en pos de una armonía superadora que pueda resolver y llegar a un conocimiento más elevado, vital». Jorge Fuentes.

Felicidades para todos, y un abrazo enorme,
Eleonora.
💗💗

Deja un comentario